domingo, 23 de marzo de 2014

ORACIÓN A SAN NICOLÁS DE BARI

El pontífice Gregorio XVI de piadosa memoria, con rescripto de la sagrada Congregación de Indulgencias, de 22 de diciembre de 1832, concede, por una vez al día, 50 días de indulgencia a todos los fieles cristianos que, a lo menos contritos de corazón, rezaren devotamente la oración siguiente en honor de San Nicolás, con un Padre nuestro y Ave María.

DICHA ORACIÓN.
¡ Oh glorioso san Nicolás mi especial protector ! desde aquella morada de luz, en que gozáis de la presencia divina, volved piadoso vuestros ojos hacia mí, y alcanzadme del Señor aquellas gracias y auxilios convenientes a mis presentes necesidades, tanto espirituales como corporales, y en particular la gracia........, que sea conducente para mi eterna salvación. Proteged también, o glorioso santo Obispo, a nuestro Sumo Pontífice, a la Iglesia santa y a esta devota ciudad. Reducid al camino recto de la salvación a los que viven sumidos en el pecado, o envueltos en las tinieblas de la ignorancia, del error y de la herejía. Consolad a los afligidos, socorred a los necesitados, confortad a los pusilánimes, defended a los oprimidos, asistid a los enfermos; y haced por fin que todos experimenten los efectos de vuestro poderoso patrocinio para con el supremo dispensador de todos los bienes. Amén.
Un Padre nuestro y Ave Maria. 
 Ora pro nobis Beate Nicolaé. 
Ut digni efficiamur promissionibus Christi.

OREMUS.
Deus, qui Beatum Nicolaum gloriosum Confessorem tuum, atque Pontificem innumeris decorasti, et quotidie non cessas illustrare miraculis; tribue, quaesumus, ut ejus meritis et precibus á. gehennae incendiis, etápericulis omnibus liberemur. Per Christum Dominum nostrum..Amén

SAN MIGUEL ARCÁNGEL,El Himno Te splendor

SAN MIGUEL ARCÁNGEL.
El Himno Te splendor, etc.
Pió VII, con rescripto de la sagrada Congregación de Indulgencias, dado el 6 de mayo de 1817, concede 200 días de indulgencia una vez al día a todos los fieles cristianos que, a lo menos con corazón contrito, rezaren devotamente el siguiente Himno, con la antífona y oración, en honor del arcángel San Miguel, para obtener los efectos eficaces de su patrocinio en los asaltos de las tentaciones en vida y en la hora de la muerte; e indulgencia plenaria a los que diariamente por espacio de un mes continuo hubiesen rezado el expresado Himno, en un día a propia elección, en que, confesados y comulgados, rogaren a intención del Sumo Pontífice

HIMNO.
Te splendor, et virtus Patris, Te vita, Jesu, cordium, Ab ore qui pendent tuo, Laudamus inter Angelos. Tibi mille densa millium Ducum corona militat; Sed explicat victor Crucem Michaél salutis Signifer. Draconis hic dirum caput In ima pellit tartara, Ducemque cum rebellibus Coelesti ab arce fulminat. Contra ducem superbiae Sequamur hunc nos Principem, Ut detur ex Agni throno , Nobis corona gloriae. Patri, simulque Filio, Tibique, Sancte Spiritus, Sicut fuit, sit jugiter Saeclum per omne gloria. Amen. Antiph. Princeps gloriosissime, Michael Archangele, esto memor nostri; hic et ubique semper precare pro nobis Filium Dei. 
In conspectu Angelorum psallam tibi, Deus meus.
 Adorabo ad templum sanctum tuum. et confitebor Nomini tuo.

OREMUS.
Deus, qui miro ordine Angelorum ministeria,hominum que dispensas: concede propitius; ut a quibus tibi ministrantibus in coelo semper assistitur, ab his in terra vita nostra muniatur. Per Dominum nostrum,